Pbx: 301 243 5944

contacto@arquidecorados.com

Pbx: 301 243 5944

contacto@arquidecorados.com

Más allá de la decoración interior, hay ciertos rasgos que hacen a una vivienda mucho más saludable para tu paz mental y física.

No en vano, la OMS define a las viviendas saludables como «espacios residenciales que promueven la salud de sus ocupantes, un refugio y hogar que sustente un estado de bienestar físico, mental y social». Ahora bien, claro que el diseño de interiores es importante para la recreación visual, pero hay otros factores que ayudan a hacerla más sana —tanto para tu bien físico como mental.

Qué factores mejoran las condiciones de tu hogar y cómo puedes optimizarlos

Dependiendo de la zona donde habites, habrá distintas formas de mejorar el entorno de tu hogar. Ya sea habilitando calefacción por si vives en un sitio frío, o haciendo limpieza profunda que no te haga propensa a alergias estacionales.

1. Temperatura

Por ejemplo, vivir a temperaturas frías afecta la presión sanguínea y eleva el ritmo cardiaco. Y con exceso de calor aumenta la deshidratación, infecciones o problemas respiratorios y cutáneos, como la resequedad de la piel.

De acuerdo con ovoenergy, la temperatura ideal de un cuarto tanto en invierno como en verano puede mantenerse igual todo el año. Recomiendan de 18 a 20ºC. Si en los días de calor quieres bajar la temperatura, abre las ventanas y puertas para que la humedad no se encierre.

2. RUIDOS

La contaminación sonora es aquel factor molesto que puede pasar casi imperceptible (porque ya te «acostumbraste»), pero afecta la salud mental. Con problemas de audición, estrés y alteraciones en el sistema.

¿Cómo disminuir la contaminación sonora en casa?

Puedes colgar tapetes en las paredes o poner muebles pegados a la pared, como un librero lleno de libros. También asegúrate de que las ventanas estén cerradas (o selladas). Puedes luchar el ruido contra ruido: coloca campanas de viento o una fuente en el jardín para combatir los sonidos desagradables y concentrarte en los placenteros.

3. Aire interior

Polen, polvo, olores y humo son algunos contaminantes que a diario se impregnan en la vivienda. Dado el gran tiempo que pasas al interior de tu hogar, es vital contar con buena calidad de este aire, mediante sistemas de filtración y purificación.

También los sistemas de ventilación mecánica controlada para renovar el aire. Y ojo aquí, porque las plantas contribuyen a esta purificación —además de reducir el estrés.

4. Luz

Un hogar con buena entrada de luz solar ayuda a reducir la tensión ocular y la irritabilidad. Si quieres iluminación natural, abre las cortinas y que tu área de trabajo o estudio esté más cerca de una ventana (es buen método para ahorrar).

Y para mejorar el resto de la iluminación interna, acude a reguladores, lámparas, espejos (maximizan el impacto de la luz alrededor), velas y toma muy en cuenta la forma de los focos.

5. Humedad

El porcentaje idóneo de humedad debe girar en torno al 40 y 60%. Un ambiente seco, inferior al 40%, producirá resequedad en la mucosa y orificios de los ojos, nariz y garganta; mientras que la humedad excesiva provoca proliferación de hongos y ácaros.

Con una correcta ventilación podrás contraarestarla.

Con información de Europa Press. Redacción Vanidades

6. Rehabilitación

Vale la pena invertir en la reparación de detalles que hagan más armónica tu estancia en casa. A lo mejor es el piso de la entrada, alguna puerta que rechina o doble ventana para evitar que entre el ruido exterior.

TOMADO DE: https://www.vanidades.com/hogar/que-tan-saludable-es-tu-vivienda-estos-son-6-factores-importantes-para-tu-hogar/amp/

No olvides que puedes encontrar una gran variedad y calidad en todos nuestros productos para la construcción o decoración de tu hogar en nuestra página: https://arquidecorados.com/tienda/