Pbx: 301 243 5944

contacto@arquidecorados.com

Pbx: 301 243 5944

contacto@arquidecorados.com

Elegir el revestimiento más adecuado no siempre es fácil. ¿Qué debemos tener en cuenta para elegir el más adecuado a nuestra piscina?

Listodo :: Centro Cerámico :: Productos

El revestimiento de una piscina es aquello que le confiere la apariencia final, su estética y su acabado. Pero el revestimiento también está relacionado con la limpieza y el mantenimiento.

De hecho, según el revestimiento que elijamos, la limpieza de las paredes y del suelo de la piscina será más o menos fácil. Además, dependiendo del revestimiento, nuestra piscina tenderá a acumular, o no, suciedad y restos de moho y algas en sus juntas. Por si esto no fuera suficiente, el revestimiento también guarda relación con la resistencia, con el deterioro que acuse la piscina con el paso de los años a causa de su exposición al sol y a las inclemencias meteorológicas, así como por el propio uso.

Por todo ello, elegir un revestimiento es algo más que escoger la estética de la piscina; es buscar la mejor solución para que el mantenimiento y la limpieza sean fáciles y eficaces.

¿Qué características debe tener un buen revestimiento?

Las características que todo buen revestimiento debe tener son las siguientes:

  • Que sea impermeable. Los revestimientos que escojamos deben ser impermeables para evitar filtraciones, grietas, fugas…
  • Que sea fácil de limpiar. El revestimiento debe ser fácil de limpiar. Algunos, como la pintura, son sencillos de limpiar, pero otros, como los de azulejos o los de cerámica, pueden suponer un gran problema, por cuanto en las juntas que hay entre la piezas de gresite o entre los azulejos se acumula suciedad, moho, algas… Ello exigirá un mayor esfuerzo a la hora de limpiar las paredes y suelos de la piscina.
  • Debe ser resistente al paso del tiempo y al uso. Algunos revestimientos, como la pintura, tienden a deteriorarse con facilidad. Otros, como los azulejos o la cerámica pueden desprenderse y ocasionar filtraciones, grietas…
  • Debe ser fácil de mantener. No solo de limpiar, sino de mantener. Es decir, hay revestimientos que requieren una vigilancia y mantenimiento frecuente. Por ejemplo, la pintura necesita trabajos de reparación y repintado a los dos o tres años. Otros, no necesitan mucho mantenimiento, como la fibra de vidrio, que, además de resistente y duradero, no exige realizar labores exhaustivas de mantenimiento en las paredes y el suelo.
  • Debe adaptarse a nuestro presupuesto. Hay revestimientos, como el de fibra de vidrio o el de poliéster reforzado con fibra de vidrio que son caros. Y otros, como el revestimiento de pintura o los realizados con cerámica, que son más económicos.

¿Qué tipos de revestimiento podemos encontrar?

  • Pintura. Suele ser el revestimiento más barato, pero también el que más puede deteriorarse y el que más mantenimiento necesita, pues habrá que pintar el interior de la piscina cada dos o tres años para que esta permanezca en buen estado. Hay pinturas impermeables, que se usan para las labores de repintado de paredes y suelos, y pinturas de poro abierto, que no son permeables y que se suelen recomendar cuando la piscina se va a usar por primera vez. Aunque la pintura empleada como revestimiento es rápida y fácil de colocar, su limpieza no siempre es sencilla. Por último, si empleamos este tipo de revestimiento habrá que prestar atención a los desconchones y desprendimiento de pintura que el uso y el paso del tiempo puede ocasionar.
  • Fibra de vidrio. Su principal inconveniente es su precio, que es bastante elevado. Por el contrario, además de que estéticamente aporta elegancia a la piscina, no acusa un deterioro tan rápido e importante como la pintura, por lo que aguanta más. Como la pintura, es fácil de colocar, pero a diferencia de ella, su mantenimiento y limpieza es más rápida y eficaz. La fibra de vidrio también puede emplearse junto al poliéster como revestimiento, con todas las características del revestimiento de fibra de vidrio, pero, como este material se usa para reforzar el poliéster, el precio de este tipo de revestimiento será algo menor.
  • Azulejos y cerámica. Revestir la piscina con azulejos o con cerámica es otra posibilidad que debemos tener en cuenta. El precio es bastante interesante, ni tan barato como la pintura ni tan caro como la fibra de vidrio. Como la fibra de vidrio, es muy resistente, aunque habrá que vigilar que ninguna pieza se desprenda o se generen grietas o filtraciones, algo que puede suceder con los años. A pesar de ello, suele ser un revestimiento que acusa poco el desgaste por la exposición a los agentes meteorológicos o al sol. La limpieza no es complicada, pero sí algo más laboriosa que con los otros dos tipos de revestimientos, puesto entre los azulejos o la cerámica se tiene a acumular suciedad y, por tanto, bacterias. Así, el mantenimiento de las juntas es obligatorio si optamos por este revestimiento.
  • Lámina de PVC. Es otra opción muy interesante. El precio es bastante más asequible que la fibra de vidrio, incluso que los revestimientos cerámicos y los azulejos. Son resistentes y fáciles de limpiar. Pueden personalizarse, por lo que podemos darle un toque diferente a la piscina. Pero este tipo de revestimiento es más complicado de colocar, por lo que si no se hace correctamente, puede deteriorarse con facilidad.

TOMADO DE: https://www.piscinas.com/articulos/que-caracteristicas-ha-de-tener-un-buen-revestimiento-de-piscina